El agua potable es un elemento esencial del desarrollo sostenible. Los recursos hídricos, y la gama de servicios que prestan, tienen un papel clave en la reducción de la pobreza, el crecimiento económico y la sostenibilidad ambiental.

 

El agua propicia el bienestar de la población y el crecimiento inclusivo, y tiene un impacto positivo en la vida de miles de millones de personas, al incidir en cuestiones que afectan a la seguridad alimentaria y energética, la salud humana y al medio ambiente.

 

La importancia del agua radica en una necesidad de supervivencia básica para cualquier ser humano. El agua es fuente de vida, pero por desgracia un bien escaso y desigualmente distribuido. Su conservación y el desarrollo de recursos hídricos son asuntos de primer orden.

 

No todos tienen agua potable

Este día hace hincapié en todas sus ediciones sobre temas tan importantes como la calidad del preciado líquido, los ecosistemas y el bienestar humano. Pare ello, se difunden cintas documentales y se organizan por todo el mundo charlas, conferencias, seminarios, mesas redondas y exposiciones relacionadas.

 

Más de 1.100 millones de personas en todo el mundo carecen de acceso directo a agua potable, un problema que origina la muerte de 4.500 niños cada día en los países más pobres. Por desgracia, tan solo el 0,007 por ciento del agua existente en la Tierra es potable, cifra que está decreciendo por culpa de la contaminación.